Buruaga aboga por preservar la «gran riqueza» de cultura popular y transmitir ese «orgulloso legado» a las nuevas generaciones

La presidenta de Cantabria, María José Sáenz de Buruaga, ha abogado hoy, durante la celebración de las Marzas en el patio del Parlamento autonómico, por preservar y cuidar la «gran riqueza» de cultura popular que hay en la región, así como ser capaces de transmitir ese «orgulloso legado» a las nuevas generaciones.

En este sentido, ha agradecido a los marceros que han venido de distintas zonas de Santander, Torrelavega y Reinosa a dar la bienvenida al mes de marzo y a la primavera con una tradicional celebración que contribuye, según ha dicho, a mantener «vivas» las tradiciones de «una Cantabria que no queremos que se nos vaya del recuerdo», en referencia a la Cantabria popular, «de fuerte arraigo a la naturaleza, de gente sencilla y trabajadora y de comunicación entre familias y solidaridad entre vecinos».

Tras disfrutar de las voces de Cantabria y de sus gentes, la presidenta ha animado a los marceros a que preserven su empeño y el arte y pasión que le ponen «para seguir cuidando» las marzas como «esa expresión de patrimonio vivo a la que se deben sumar nuevas generaciones» para que poder tener continuidad en el tiempo.

«Las marzas son de los mozos y hay que remozarlas, no sólo recuperando sus cantos, sino también con la Cantabria moza, la del rock, el reguetón, el canal de Taylor Swift o el folk céltico, pero también con esa juventud que va a conservatorios y academias y sabe mucho de música instrumental o vocal», ha afirmado Buruaga, quien ha reafirmado el compromiso de apoyo del Gobierno de Cantabria, a través de la Consejería de Cultura, con las rondas de los marceros a la hora de cuidar, «como aliados de primer nivel», las tradiciones populares de la Comunidad Autónoma.

«Juntos sabremos preservar nuestras raíces en un mundo cada día más tecnológicos, internacional y globalizado porque no podemos perder nuestra memoria», ha defendido la presidenta, al tiempo que ha asegurado que el Ejecutivo autonómico va a luchar para revitalizar los valles y pueblos de la región «para que estas marzas que se cultivan y reiteran cada año vuelvan a sonar cada vez con más fuerza por muchos lugares de nuestra tierra».

En un acto que ha reunido a una nutrida representación institucional de la Comunidad Autónoma y a cerca de 200 asistentes, la presidenta del Parlamento, María José González Revuelta, ha sido la encargada de recibir a los marceros a las puertas del edificio, en total más de un centenar de componentes de la Asociación Ronda Marcera de Torrelavega, del Coro Ronda Altamira de Santander y de la Ronda Las Fuentes de Reinosa. Como manda la costumbre, el pregonero ha preguntado a González Revuelta «¿cantamos, rezamos o nos vamos», a lo que ésta ha respondido «pasad marceros, pasad, que la casa es vuestra».

El acto, en el que el Coro Ronda Altamira de Santander y el Coro Ronda Las Fuentes de Reinosa también han entonado varios temas, ha servido, además, para presentar a Manuel Peláez como Marcero Mayor de Torrelavega 2024.

Por último, las presidentas del Gobierno de Cantabria y del Parlamento regional han entregado los habituales aguinaldos, consistentes en una cesta con productos de la tierra.

Previamente a la conmemoración en el Parlamento, los marceros han entonado diferentes cánticos populares en la calle Vargas de Santander.

Las Marzas fueron declaradas Bien de Interés Cultural, en la categoría de Inmaterial, en 2015. La tradición se remonta a las coplas que se cantaban en los pueblos para dar la bienvenida a la primavera. En 1990, la Federación de Coros, presidida por Juan José Crespo, retomó el canto de Las Marzas por las calles de Cantabria con el apoyo del Gobierno regional.