martes, octubre 4, 2022
Inicio Ocio y Cultura “El viaje a ninguna parte” en el Palacio de Festivales

“El viaje a ninguna parte” en el Palacio de Festivales

TEATRO

“El viaje a ninguna parte”, de Fernando Fernán Gómez

Adaptación teatral, Ignacio del Moral | Dirección, Ramón Barea

Con Patxo Telleria, Mikel Losada, Ramón Barea, Itziar Lazkano, Irene Bau, Olatz Ganboa, Diego Pérez y Adrián Garcia de los Ojos

Fecha: Sábado 22 de enero

Sala: Argenta

Hora: 19:30 h

Zonas y Precios

A

25€ B

25€ C

25€ D

15€ D

10 €

  • Personas movilidad reducida B + Acompañante: 25€
  • Personas movilidad reducida D + Acompañante: 15€

(Venta exclusiva en Taquilla presentando certificación que lo acredite)

Ficha artística

  • Espacio escénico: Jose Ibarrola
  • Música: Adrián García de los Ojos
  • Vestuario: Betitxe Saitua
  • Iluminación: David Alkorta
  • Atrezzo: María Casanueva
  • Ayudante de dirección: Galder Sacanell
  • Ayudante vestuario: Karmele Corona

Duración: 120 min. Sin descanso

Sinopsis

“¡Hay que recordar!, ¡Hay que recordar!”, dice Carlos Galván, hijo y nieto de Galvanes, en su tragicómico delirio final.

“El viaje a ninguna parte” nos habla de una forma de ejercer la profesión de cómico en una compañía ambulante. En realidad nos habla del oficio. Pequeño micromundo de vida y resistencia. Tradición de siglos que constantemente renace con diferentes itinerarios.

 Es un homenaje a la profesión. Un oficio vocacional donde los haya. “¡Qué oficios, qué oficios!”, que perdura y se reinventa de siglo en siglo. Muere y renace. A pesar del cine, del cine sonoro, de la radio, de la televisión, de Internet…

La novela en que se basa la obra está hecha por un cómico, hijo de cómicos, criado entre cómicos, y sabe de qué habla, cómo habla, por qué habla. Tiene memoria. Tiene vida. “El viaje a ninguna parte” se ha convertido en una metáfora permanente de este arte del teatro que renace en cada función, se eche donde se eche, es única e irrepetible. No será igual en Tres Cantos, que en el Cabezales que en Hinojera, por poner un ejemplo. Ni se duerme igual en ninguno de esos sitios, hay camas y camas…

 Estas cosas solo se entienden si se viven, por eso lo mejor es que se vengan con nosotros, invitamos al espectador a este viaje. Un viaje en el que, aunque nosotros sigamos, ustedes se pueden apear cuando les plazca. Es solo teatro, aunque tiene veneno. El teatro tiene veneno.

¡Vamos, que sale el autobús!

Ramón Barea

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Más Popular

Comentarios Recientes