domingo, enero 24, 2021
Inicio Ocio y Cultura Esto no son nubes, Carlos Limorti

Esto no son nubes, Carlos Limorti

ESTO NO SON NUBES / Carlos Limorti / Diciembre 2020

El mejor destino que hay es el de supervisor de nubes, acostado en una hamaca y mirando al cielo. Ramón Gómez de la Serna La descripción del proyecto que supone mi regreso al escaparate artístico, lo componen más de 80 dibujos de nubes, realizados en cartulina blanca de 10 x 15 cm. Cada dibujo se presenta acompañado de la respectiva denominación, también dibujada en un soporte idéntico, que tiene la palabra nube en las diferentes lenguas existentes (traductor de Google dixit), limitando el reto de las 6.700 censadas actualmente, a las que se designan como lenguas oficiales o cooficiales en la práctica totalidad de los 193 estados integrados hoy en día en la ONU (wikipedia dixit). La nube está por todas partes.

Estas nubes se han ido formando y deformando de una manera fluida, minuciosa y metódica sobre papeles de pequeño formato, partiendo de imágenes fotográficas, apuntes o ejercicios de memoria, sin recurrir a la corrección o borrado.

Esta obra no necesita de muchas explicaciones. Pocas cosas habrá más antiguas e ingenuas que dibujar nubes, y para intentar justificar esta decisión, en un principio simple, he querido compartir la travesía que con tal motivo he realizado en diversas áreas del conocimiento desde que hace más o menos seis años, con una dedicación discontinua inicié este proyecto, e invitar a quién se sienta tentado por similar curiosidad a realizar este viaje.

Al final, el resultado puede considerarse un acto gratuito, exento de finalidad precisa y que pretende sintonizar con lo que expone Nuccio Ordine en el manifiesto La utilidad de lo inútil. Acorde con que él propone me he sumergido en este periodo de tiempo, a la vez que a dibujar, a indagar en el interés que las nubes han despertado en los que han explorado diferentes fronteras teóricas.

La proliferación de nubes en la pintura occidental tiene su punto culminante en los siglos XVIII y XIX, John Ruskin escribe en 1840 que la pintura de su tiempo estaba «al servicio de las nubes». La «nubosidad», será el rasgo distintivo del paisaje «moderno», más como comenta Damisch, esta mantuvo su dependencia de la perspectiva geométrica hasta que con Cézanne, el soporte de la pintura, el lienzo, el fondo en sí mismo, como vacío, tierra o nube, rompe el espacio tradicional.

Pero el proyecto que presento puede tener mayor relación con las pinturas realizadas a finales de la década de los 60 y a lo largo de los 70 del pasado siglo XX por Gerard Richter. Sus nubes, claramente pintadas a partir de fotografías, nos remite inexcusablemente a la series fotográficas de Alfred Stieglitz Equivalents, más de 200 fotografías de nubes que comenzó a realizar en 1922.

Michel Foucault definió a Magritte (y dado el titulo del proyecto, se puede considerar un invitado esperado, al que pretendo modestamente rendir tributo), como un revolucionario reaccionario en su ensayo Esto no es una pipa que estudia la obra del mismo título. El dibujo, tan universalmente conocido de Magritte, consiste en una figura y el texto que la nombra, es evidente que el dibujo que representa una pipa no es una pipa, pero lo que desconcierta es su relación con el texto, que en este caso niega lo que el dibujo da a ver.

ESTO NO SON NUBES reproduce este mecanismo. La imagen dibujada y el texto a modo de leyenda en la parte inferior, aún sin componer un caligrama no deja de ser una representación dibujada. Son palabras que dibujan palabras que en este caso no se ponen a hablar, no afirman ni niegan, no dicen nada y así en todos los idiomas consultados, decisión que continuando con la metáfora del “viaje”, pretende llevarnos a realizar otras escalas, en esta ocasión al Ensayo sobre el origen de las lenguas de J. J. Rosseau y a su posterior estudio de Jacques Derrida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -

Más Popular

Comentarios Recientes