jueves, marzo 4, 2021
Inicio Economía La pandemia acentúa la precariedad de 9 años de reforma laboral, que...

La pandemia acentúa la precariedad de 9 años de reforma laboral, que en Cantabria destruye 19.000 empleos indefinidos.

Cantabria es la autonomía española donde más ha disminuido el empleo indefinido en los últimos nueve años de la vigente reforma laboral (-12,1% ó 19.449 menos) y la segunda después de La Rioja donde más ha crecido el temporal (+28,87% u 11.785 más), según aclara un estudio elaborado por UGT, sindicato que se movilizará el próximo 11 de febrero junto con CCOO en demanda, entre otras reivindicaciones, de la derogación de la normativa que regula el mercado de trabajo desde el año 2012.

El informe de UGT subraya que, según la EPA (Encuesta de Población Activa), Cantabria registraba al término del año pasado un 27% de asalariados con un contrato temporal (52.602 de un total de 193.975), el mayor porcentaje desde el año 2007 y casi siete puntos más (+6,9%) que en 2011, el año previo a la entrada en vigor de la reforma laboral, lo que implica el mayor incremento de todo el país en este concepto.

El sindicato agrega que, con este crecimiento del empleo eventual en detrimento del indefinido, Cantabria ha pasado de ser la cuarta autonomía española con menor tasa de temporalidad en el empleo en 2011 (había un 20,4%) a ser la cuarta con mayor porcentaje de asalariados con un contrato eventual; sólo superada por Extremadura (35,75%), Andalucía (33,99%) y Murcia (28,94%).

Por el contrario, en España la tasa de temporalidad se reduce ligeramente en dos décimas (del 24,8 al 24,6%) en estos nueve últimos años de reforma laboral, aunque disminuye sólo desde 2020 y la irrupción de la pandemia de la Covid-19, que ha destruido más empleos eventuales (397.300) que indefinidos (207.600), lo contrario a lo que ha sucedido en Cantabria.

En este sentido, el sindicato matiza que, a diferencia de la tendencia general en todo el país, Cantabria fue una de las cuatro autonomías españolas (junto con Aragón, Castilla La Mancha y Madrid) donde el impacto de la pandemia en el mercado laboral destruyó el año pasado más empleo indefinido (-13.221) que temporal (-1.639), lo que acrecienta el balance de eventualidad y precariedad de la región.

De todos modos, UGT precisa en su informe que, ya antes de la pandemia del coronavirus, Cantabria era la comunidad autónoma donde más se reducía el empleo indefinido (-4,9%) y la tercera donde más crecía el temporal (32,9%) desde el inicio de la vigente normativa laboral hasta el año 2019, con un balance de casi 7.900 empleos indefinidos menos (-7.867) y 13.424 temporales más.

Más temporalidad, salarios y cotizaciones más pobres

Como precisa el secretario general de UGT en Cantabria, Mariano Carmona, «las cifras hablan por sí solas de la temporalidad y precariedad que ha generado la reforma laboral en el mercado de trabajo de Cantabria y de España, aunque aquí de una manera más clara porque los empresarios se han decantado de una manera descarada por el empleo más precario, efímero y menos remunerado posible».

«Con la última reforma laboral, hemos pasado de ser la cuarta autonomía con menos empleo asalariado temporal a ser la cuarta con más; con todo lo que esto implica en salarios más bajos, en las cotizaciones a la Seguridad Social, en las prestaciones por desempleo y en las pensiones», subraya el responsable regional de UGT.

Carmona apela al diálogo social en Cantabria «para que el Gobierno regional y los agentes sociales nos pongamos a la tarea urgente de reactivar el empleo en la región pero sobre todo el empleo de calidad, el indefinido y duradero, que poco a poco está casi desapareciendo».

«No nos podemos permitir el lujo de que en los últimos nueve años de reforma laboral Cantabria haya perdido más de 16.000 activos (personas vinculadas al mercado laboral porque tienen empleo o lo buscan), porque eso indica bien a las claras que se nos está marchando mano de obra a otros territorios porque aquí el mercado laboral no es nada atractivo».

El informe de UGT destaca en este sentido que esta creciente temporalidad del empleo en Cantabria se asienta además en los contratos de trabajo de menor duración, con salarios bajos y subsiguientes prestaciones por desempleo de escasa cuantía por la cotización realizada a la Seguridad Social.

Más temporales y de muy escasa duración

De hecho, según las estadísticas del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), durante los últimos nueve años se han suscrito en Cantabria un total 1.901.556 contratos de trabajo, de los que un 93% fueron temporales (1.770.965) y casi un 37% de todos ellos (699.155) no superaba los siete días de duración, que con la reforma laboral se han casi triplicado.

El sindicato puntualiza que este predominio de contratos temporales y muy escasa duración o de jornada parcial, muchos de ellos de horas, provoca entre otros efectos que el salario medio declarado a Hacienda en Cantabria en el último ejercicio fiscal de 2019, 22.386 euros anuales, sea incluso inferior a los 22.687 euros de 2011, cuando en este mismo período el Índice de Precios al Consumo (IPC) ha acumulado un crecimiento de más de un 6% (6,4%).

Los empleos más temporales y precarios tienen también un efecto directo en los trabajadores que llegan a alcanzar la cotización suficiente para una prestación por desempleo contributiva, que al término del año pasado cobraban en Cantabria una cuantía media mensual de 828,4 euros, también inferior a los 853,7 euros de 2011 en vísperas de la entrada en vigor de la actual reforma laboral en febrero de 2012.

Fuente: UGT Cantabria

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -

Más Popular

Comentarios Recientes