domingo, febrero 5, 2023
Inicio Ocio y Cultura VOLAR. Orígenes de la aviación en España, en la Fundación Enaire

VOLAR. Orígenes de la aviación en España, en la Fundación Enaire

Naves de Gamazo Santander
Hasta el 12 de FEB 2023

El primer vuelo del ser humano en una máquina más pesada que el aireen 1903 es el primer gran avance de un siglo que conocerá los mayores adelantos de la Humanidad. VOLAR. Orígenes de la aviación en España, organizada por la Fundación ENAIRE, muestra al espectador la memoria de aquellos intrépidos pioneros del aire y sus máquinas voladoras, de las primeras líneas aéreas y aeropuertos, de audaces pasajeros y pasajeras y los inicios de la industria aeronáutica española.

En un recorrido por la historia de la aeronáutica española a través de 200 piezas relacionadas con los inicios de la aviación española, VOLAR vuelve la mirada al contexto histórico y a las manifestaciones del vuelo en España. La diversidad de objetos, documentación, revistas, fotografías, etc., sigue estando vigente en la actualidad en la reivindicación del desarrollo científico y tecnológico hispano, recobrando la presencia femenina en todos los aspectos de lo aéreo, en la recuperación de la memoria de un momento, al mismo tiempo tan próximo y reconocible como perdido para siempre. Más de cien años han pasado, siendo pioneros del futuro.

El sueño de volar está al alcance de la mano. Los primeros en conseguirlo, los hermanos Orville y Wilbur Wright, abren una nueva frontera para la humanidad en Estados Unidos en octubre de 1903. El 26 de octubre de 1906 Alberto Santos Dumont, en Francia, realiza el primer vuelo en Europa. En España lo consigue Juan Olivert el 5 de septiembre de 1909 en Paterna, cerca de Valencia, volando durante sesenta segundos el avión diseñado por Gaspar Brunet. En marzo de 1910 el francés Julien Mamet vuela en un Blériot XI sobre la ciudad de Barcelona y, dos meses más tarde, repite la hazaña en Madrid ante la reina Victoria Eugenia de Battemberg. Ese mismo día su compatriota Eduard Stoeckel intenta volar desde el antiguo Hipódromo de la Castellana, en Madrid, sufriendo un accidente que destroza el avión. Y el mismo Alberto Santos Dumont vuela desde el campo de golf de las Cuarenta Fanegas, en Chamartín (Madrid). La fiebre del vuelo, imparable, recorre España. En marzo de 1910 se organiza en Sevilla el primer festival aeronáutico celebrado en nuestro país y, meses después del vuelo de Mamet en Barcelona, se organiza otra exhibición en dicha ciudad. A partir de ese momento, cada ciudad, cada pueblo, compite con su vecino por traer a sus fiestas la novedad del momento: un intrépido aviador y su aeroplano.

Son vuelos a escasa altura, de apenas unos minutos, para no salir del campo de visión de aquellos que han pagado por ver el espectáculo. Pero son el inicio de la aviación tal y como la conocemos actualmente. Solo queda mejorar motores y aeroplanos, incrementar su capacidad, velocidad y autonomía, hacerlos más cómodos y seguros, hasta llegar a la aviación que ahora conocemos

El primer vuelo del ser humano en una máquina más pesada que el aireen 1903 es el primer gran avance de un siglo que conocerá los mayores adelantos de la Humanidad. VOLAR. Orígenes de la aviación en España, organizada por la Fundación ENAIRE, muestra al espectador la memoria de aquellos intrépidos pioneros del aire y sus máquinas voladoras, de las primeras líneas aéreas y aeropuertos, de audaces pasajeros y pasajeras y los inicios de la industria aeronáutica española.

En un recorrido por la historia de la aeronáutica española a través de 200 piezas relacionadas con los inicios de la aviación española, VOLAR vuelve la mirada al contexto histórico y a las manifestaciones del vuelo en España. La diversidad de objetos, documentación, revistas, fotografías, etc., sigue estando vigente en la actualidad en la reivindicación del desarrollo científico y tecnológico hispano, recobrando la presencia femenina en todos los aspectos de lo aéreo, en la recuperación de la memoria de un momento, al mismo tiempo tan próximo y reconocible como perdido para siempre. Más de cien años han pasado, siendo pioneros del futuro.

El sueño de volar está al alcance de la mano. Los primeros en conseguirlo, los hermanos Orville y Wilbur Wright, abren una nueva frontera para la humanidad en Estados Unidos en octubre de 1903. El 26 de octubre de 1906 Alberto Santos Dumont, en Francia, realiza el primer vuelo en Europa. En España lo consigue Juan Olivert el 5 de septiembre de 1909 en Paterna, cerca de Valencia, volando durante sesenta segundos el avión diseñado por Gaspar Brunet. En marzo de 1910 el francés Julien Mamet vuela en un Blériot XI sobre la ciudad de Barcelona y, dos meses más tarde, repite la hazaña en Madrid ante la reina Victoria Eugenia de Battemberg. Ese mismo día su compatriota Eduard Stoeckel intenta volar desde el antiguo Hipódromo de la Castellana, en Madrid, sufriendo un accidente que destroza el avión. Y el mismo Alberto Santos Dumont vuela desde el campo de golf de las Cuarenta Fanegas, en Chamartín (Madrid). La fiebre del vuelo, imparable, recorre España. En marzo de 1910 se organiza en Sevilla el primer festival aeronáutico celebrado en nuestro país y, meses después del vuelo de Mamet en Barcelona, se organiza otra exhibición en dicha ciudad. A partir de ese momento, cada ciudad, cada pueblo, compite con su vecino por traer a sus fiestas la novedad del momento: un intrépido aviador y su aeroplano.

Son vuelos a escasa altura, de apenas unos minutos, para no salir del campo de visión de aquellos que han pagado por ver el espectáculo. Pero son el inicio de la aviación tal y como la conocemos actualmente. Solo queda mejorar motores y aeroplanos, incrementar su capacidad, velocidad y autonomía, hacerlos más cómodos y seguros, hasta llegar a la aviación que ahora conocemos.

1 / 6

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Más Popular

Comentarios Recientes