viernes, marzo 1, 2024
InicioOcio y CulturaJacobo Calderón, compositor: “Mi padre destacó por su polivalencia, por abarcar todo...

Jacobo Calderón, compositor: “Mi padre destacó por su polivalencia, por abarcar todo el arco creativo”

Se divertía creando música hasta casi convertirlo en un juego; hizo gala de una polivalencia artística que le llevó a ser intérprete, compositor, productor y letrista —y pintor porque no quiso, no por falta de destreza—; fue un buscador de éxitos a base de hacer las cosas bien y atesora el récord de participación en Eurovisión con cuatro presencias. Esos   son algunos de los rasgos del artista cántabro Juan Carlos Calderón (Santander,1936) que han sido destacados durante el curso organizado por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) ‘Creadores santanderinos y cántabros: Juan Carlos Calderón, pasión, talento y emoción’. Con uno de los continuadores de la saga artística, Jacobo Calderón (Madrid,1974), hablamos sobre el legado y la forma de concebir la música que tenía su padre.

Jacobo Calderón —compositor y productor musical— destaca de la figura de su progenitor “su polivalencia, la capacidad que tuvo de abarcar todo el arco creativo y de producción de la música”. “Concebía la música como una artesanía, componía las letras, las melodías, hacía los arreglos y producía, se dedicaba en persona a todas las partes del proceso. Creo que es lo que más le diferencia de otros autores”, explica. Una polivalencia que “no era tan habitual” porque “es algo que viene de Estados Unidos, la forma de trabajar las melodías e incluso las introducciones de las canciones, es trabajo de especialistas”. “En el caso de mi padre, como fue un autodidacta porque no existían las escuelas, se fueron creando en esos años, aprendió a hacer de todo y concibió la música como un artesano”, profundiza Jacobo Calderón.

Una forma de concebir la música pop que también le llevó a verla como “una herramienta para llegar al gran público, pero siempre desde el respeto a la música”. Un respeto que demostró “buscando la elegancia, no éxito por sí mismo, porque el éxito tiene que ser consecuencia de hacer las cosas bien, de divertirse haciendo música y mi padre se divertía mucho”. Jacobo Calderón también apunta que también buscaba “generar siempre una obra de arte ya fuera haciendo un arreglo, una letra o una melodía, esa era la forma de cómo atacaba él la música”.

La longevidad de la carrera como diferencial

Entre los aspectos diferenciales de la carrera de Juan Carlos Calderón también apareció la “longevidad” de esa carrera, algo que está íntimamente relacionado con ese afán por divertirse creando. “Concebir esto como un juego creativo le hizo tener esa capacidad de ser curioso, de ser un niño, desde el principio hasta el final de su carrera. Eso le dio la oportunidad de crear éxitos sin sentirse viejo, no dejó entrar al viejo nunca, nunca. Eso le llevó a hacer uno de sus últimos éxitos, ‘O tú o ninguna’ con casi sesenta años”, relata el hijo del artista.

El análisis de la figura de Juan Carlos Calderón también ha llevado a la repercusión de su obra dentro y fuera de nuestras fronteras. Un tema en el que Jacobo apunta a que “a nivel de fama mi padre tuvo más repercusión en España porque sacó discos como artista, no sólo como compositor, y también por las cuatro veces que fue a Eurovisión, que tenía una exposición muy importante”. “A pesar de ello, a nivel de prestigio, aunque lo tuvo enormemente aquí en España, si uno conoce bien Latinoamérica se da cuenta de que ellos asumen la figura de Juan Carlos Calderón como un legado propio, como parte de los grandes nombres y autores de la canción que ellos miman”, detalla. Algo que atribuye a la “cultura latinoamericana, que le incorporó al acervo cultural, mientras que en España costó un poco más”.

Orgullo formar parte de los Cursos de Verano de la UIMP

Todos esos detalles se han ido conociendo al amparo de un curso del que la familia del artista se siente “muy orgullosa”. “Es un absoluto orgullo que la UIMP haya querido homenajear la figura de mi padre. Sin duda, que una institución como una universidad reconozca a un autor que forma parte de la música comercial pop y que se le incorpore a todo lo que sea cultural con mayúsculas, es un orgullo para nosotros”, incide. “Hace justicia por lo que significa Juan Carlos Calderón no sólo para Santander, sino para España y para el mundo entero”, concluye.

Tags: UIMP

Se divertía creando música hasta casi convertirlo en un juego; hizo gala de una polivalencia artística que le llevó a ser intérprete, compositor, productor y letrista —y pintor porque no quiso, no por falta de destreza—; fue un buscador de éxitos a base de hacer las cosas bien y atesora el récord de participación en Eurovisión con cuatro presencias. Esos   son algunos de los rasgos del artista cántabro Juan Carlos Calderón (Santander,1936) que han sido destacados durante el curso organizado por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) ‘Creadores santanderinos y cántabros: Juan Carlos Calderón, pasión, talento y emoción’. Con uno de los continuadores de la saga artística, Jacobo Calderón (Madrid,1974), hablamos sobre el legado y la forma de concebir la música que tenía su padre.

Jacobo Calderón —compositor y productor musical— destaca de la figura de su progenitor “su polivalencia, la capacidad que tuvo de abarcar todo el arco creativo y de producción de la música”. “Concebía la música como una artesanía, componía las letras, las melodías, hacía los arreglos y producía, se dedicaba en persona a todas las partes del proceso. Creo que es lo que más le diferencia de otros autores”, explica. Una polivalencia que “no era tan habitual” porque “es algo que viene de Estados Unidos, la forma de trabajar las melodías e incluso las introducciones de las canciones, es trabajo de especialistas”. “En el caso de mi padre, como fue un autodidacta porque no existían las escuelas, se fueron creando en esos años, aprendió a hacer de todo y concibió la música como un artesano”, profundiza Jacobo Calderón.

Una forma de concebir la música pop que también le llevó a verla como “una herramienta para llegar al gran público, pero siempre desde el respeto a la música”. Un respeto que demostró “buscando la elegancia, no éxito por sí mismo, porque el éxito tiene que ser consecuencia de hacer las cosas bien, de divertirse haciendo música y mi padre se divertía mucho”. Jacobo Calderón también apunta que también buscaba “generar siempre una obra de arte ya fuera haciendo un arreglo, una letra o una melodía, esa era la forma de cómo atacaba él la música”.

La longevidad de la carrera como diferencial

Entre los aspectos diferenciales de la carrera de Juan Carlos Calderón también apareció la “longevidad” de esa carrera, algo que está íntimamente relacionado con ese afán por divertirse creando. “Concebir esto como un juego creativo le hizo tener esa capacidad de ser curioso, de ser un niño, desde el principio hasta el final de su carrera. Eso le dio la oportunidad de crear éxitos sin sentirse viejo, no dejó entrar al viejo nunca, nunca. Eso le llevó a hacer uno de sus últimos éxitos, ‘O tú o ninguna’ con casi sesenta años”, relata el hijo del artista.

El análisis de la figura de Juan Carlos Calderón también ha llevado a la repercusión de su obra dentro y fuera de nuestras fronteras. Un tema en el que Jacobo apunta a que “a nivel de fama mi padre tuvo más repercusión en España porque sacó discos como artista, no sólo como compositor, y también por las cuatro veces que fue a Eurovisión, que tenía una exposición muy importante”. “A pesar de ello, a nivel de prestigio, aunque lo tuvo enormemente aquí en España, si uno conoce bien Latinoamérica se da cuenta de que ellos asumen la figura de Juan Carlos Calderón como un legado propio, como parte de los grandes nombres y autores de la canción que ellos miman”, detalla. Algo que atribuye a la “cultura latinoamericana, que le incorporó al acervo cultural, mientras que en España costó un poco más”.

Orgullo formar parte de los Cursos de Verano de la UIMP

Todos esos detalles se han ido conociendo al amparo de un curso del que la familia del artista se siente “muy orgullosa”. “Es un absoluto orgullo que la UIMP haya querido homenajear la figura de mi padre. Sin duda, que una institución como una universidad reconozca a un autor que forma parte de la música comercial pop y que se le incorpore a todo lo que sea cultural con mayúsculas, es un orgullo para nosotros”, incide. “Hace justicia por lo que significa Juan Carlos Calderón no sólo para Santander, sino para España y para el mundo entero”, concluye.

 UIMP

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más Popular

Comentarios Recientes