sábado, septiembre 30, 2023
Inicio Ocio y Cultura Orlando Figes investido doctor honoris causa por la UIMP: “Nos hemos equivocado...

Orlando Figes investido doctor honoris causa por la UIMP: “Nos hemos equivocado con Rusia durante mucho tiempo”

La Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) ha investido doctor honoris causa al historiador germano- británico Orlando Figes en una ceremonia que ha seguido todos los rituales marcados por la institución académica y que ha tenido como escenario el Hall Real del Palacio de la Magdalena de Santander. El acto ha estado presidido por el rector de la UIMP, Carlos Andradas, que ha estado acompañado del Consejo de Gobierno de la institución para seguir la disertación de Figes, que se ha convertido en una declaración de principios del profesor, así como en una perfecta clase de historia sobre el tema que ha marcado su carrera profesional: Rusia.

Un discurso valedor de una distinción con la que la UIMP “muestra los valores que persigue y quiere defender”, en palabras de su rector, en este caso, “lanzando un mensaje de defensa por las humanidades, y en particular, por la historia porque no es posible entender el por qué, el cómo o nuestra propiedad identidad sin conocer nuestro pasado. El futuro se llama ayer, como escribió Pedro Salinas”.

A esa defensa de las humanidades como mensaje hacia el exterior con la concesión de esta distinción a Figes se le  une el reconocimiento a la labor investigadora de quien ha plasmado en cada uno de sus libros esa capacidad hasta “desenterrar una historia que no era la oficial” en algunas de sus obras, como ha puesto en valor la madrina del acto y encargada de pronunciar la laudatio, María Jesús González Hernández, catedrática de Historia Contemporánea de la Universidad de Cantabria.

La profesora ha trazado el perfil de Orlando Figes a través de un “generoso e inteligente” recorrido por cada una de sus obras presentando a alguien “con una excelente calidad narrativa que apela al lector y le sumerge en el ambiente, con empatía y sin olvidar el componente humano”. Valores que le han llevado a dejar claro su “compromiso con la sociedad y la cultura rusa por la libertad y la democracia”.

El protagonista de la mañana, Orlando Figes, ha tomado entonces la palabra con un discurso estructurado en dos partes: la docencia y Rusia. Respecto a la primera parte, Figes ha hablado de su retirada como profesor exponiendo como una de las razones claves para tomar esa decisión el haber empezado a dudar “de los principios pedagógicos con los que trabajamos” refiriéndose a las humanidades. “Siempre he pensado que el papel de los educadores consistía en ayudar a las personas a pensar por ellas mismas, en facilitar su propia inteligencia y curiosidad para que pudieran aprender a aprender. El conocimiento tiene que ver con las preguntas, no tiene que ver con la información. Desgraciadamente me había ido dando cuenta en los últimos años que estábamos en una situación donde las humanidades estaban reforzando las ideas preconcebidas, no estábamos educando ayudando a las personas a hacer preguntas”, ha defendido.

Eso le ha conducido a hablar de los retos que la Universidad tiene ante sí “en tiempos de la Inteligencia Artificial” que obliga a “ser más rigurosos, a establecer una diferencia entre información y conocimiento”. “El conocimiento no es el procesamiento de la información, no es la disposición de ideas para plantear un argumento que sea políticamente correcto porque refuerce la idea en la que queremos ver el mundo; el conocimiento debe involucrar a la realidad, debe basarse en el estudio del mundo, comparar lo que aprendemos con lo que pensábamos que sabíamos y cuestionar nuestros supuestos para plantear nuevas ideas sobre cómo funciona el mundo”, ha argumentado.

Rusia

De los retos de las universidades y de la docencia —parte consustancial a biografía— ha pasado a otra que es indisoluble a su nombre, el de Rusia, un país al que ha dedicado horas de investigación empezando por la raíz, el  pueblo. Una realidad a la que para Figes hay que aplicar conocimiento para salir de las equivocaciones cometidas porque “nos hemos equivocado con Rusia durante mucho tiempo, yo soy igualmente culpable, nos equivocamos en la manera de mirar a Rusia”. Una mirada errónea que, a su juicio, hay que corregir “empezando de nuevo y cuestionando algunas de las metodologías e ideas que hemos estado utilizando con el fin de reevaluar lo que pensamos de Rusia”. “Hicimos el supuesto de que Rusia se parecería algún día a nosotros, en mi primer libro estudié a los campesinos, el 80 % de la población rusa, y eso me preparó para decir que conozco a otra Rusia, una Rusia que jamás va a ser occidental”, ha desgranado.

Bajo ese hilo argumental, Figes ha expuesto una conclusión: “Hubiera sido mejor entender de dónde viene Rusia si hubiéramos estudiado la historiografía de Rusia en lugar de simplemente enseñar su historia como la vemos nosotros”. “Tenemos que entender cómo las ideas del pasado, del desarrollo del país y de su lugar en el mundo ha afectado a la mentalidad rusa y, lo más importante, cómo han sido utilizados por el régimen actual”, ha matizado. Una “propaganda histórica” basada, de igual manera, en las complejidades a las que hubo que hacer frente tras la caída de la antigua Unión Soviética y que “ha sido utilizada por Putin para convencer a su pueblo de que Occidente estaba humillando a Rusia para imponer su política global”.

La actualidad

Y si Rusia ha sido uno de los ejes del discurso de su investidura como doctor honoris causa de la UIMP, este tema ha monopolizado la rueda de prensa previa al acto. El profesor emérito ha sido preguntado por la muerte de Yevgeni Prigozhin, jefe de la compañía de mercenarios Wagner dos meses después del motín contra el Kremlin tras estrellarse el avión en el que viajaba. “Todavía nos queda mucho por averiguar, tenemos que saber si esto ha sido coreografiado o el motín fue coreografiado y no vamos a tener respuesta si Putin está detrás, por así decir, de este accidente. Asumiremos que ha sido un asesinato porque Putin necesitaba demostrar que solo hay un poder en Rusia”, ha afirmado. Refiriéndose al motín, Figes ha descartado de que sirviera para demostrar la debilidad de parte de Rusia porque “ha demostrado que el régimen está muy enraizado en el poder y no va a ser fácil sacarlo de ahí ya sea a través de motines, decisiones de poder o, mucho menos, a través de protestas populares”. “Ahora hay un sistema militar más reforzado y como era de esperar Putin ha utilizado ese motín para hacer una depuración de los mandos militares y, quizás, veamos una purga en las fuerzas de seguridad”, ha proseguido. 

Respecto al capítulo de vencedores y vencidos, el experto en la historia de Rusia ha asegurado que “no creo que nadie salga ganando en esta guerra, solo va a haber perdedores. Aunque Putin consiga mantener el territorio ocupado o se alce con la victoria, no va a ser bueno para Rusia porque va a estar más aislada, va a ser un estado vasallo de China, algo que ya ocurre, y va a ser más pobre por el agotamiento de los mejores recursos de su clase intelectual y sus élites tecnológicas”. Una de las cualidades que se ha resaltado del historiador durante el acto de investidura ha sido su capacidad para “prevenir” el futuro como estudioso del pasado, un mañana ante el que no se ha mostrado nada optimista respecto al conflicto bélico. “Va a ser un conflicto enquistado que va a durar, por lo menos, lo que me quede de vida”, ha asegurado.

 UIMP Santander 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Más Popular

Comentarios Recientes